jueves, 16 de agosto de 2012

Si además del sentido común se usan unas ciertas dosis de sentido del humor auténtico, las cosas, los hechos o las personas se suelen ver de una forma bastante parecida a como son en realidad y el color del cristal se "universaliza".

Por cierto, conviene recordar que sentido del humor no quiere decir reirse de todo bicho viviente y que todo es objeto de broma, sino que se debe aplicar con tacto, discreción y oportunidad y debe aceptarse con buen ánimo cuando ese sentido del humor nos lo aplican los demás a nosotros, que es precisamente cuando se demuestra que se posee.

No hay comentarios:

Publicar un comentario