sábado, 29 de septiembre de 2012

Los límites morales (o la falsa moralidad)

El tema de la falsa moralidad siempre me ha resultado, cuando menos, curioso. Es curioso que cualquier persona (o personajillo) pueda tomar decisiones o hablar sobre la forma de vida de otros, es curioso que se criminalice a otras personas u otras culturas, es curioso que se alardee de predicar con el ejemplo cuando no es precisamente lo que se hace, es curioso que se quiera vivir por encima de las posibilidades porque ello te da un status y te hace sentirte 'superior' a los otros y tambien es curioso que se actúe por el 'qué dirán' solo por querer aparentar aquello no se es.

A ver, que me pierdo y no me quiero ir por las ramas, viene esta reflexión a propósito de la época que estamos viviendo, donde todo vale, donde se permite que delincuentes de traje y corbata campen a sus anchas impunemente mientras otros (que habitualmente no llevan traje y corbata) son encarcelados o echados vilmente de sus viviendas solo porque los mismos que les dejan sin trabajo y sin opciones son los que en su momento les embaucaron con la compra de una vivienda supravalorada y que ahora, con la excusa de la coyuntura, les dicen que aunque les embarguen su hogar, siguen en deuda. 

También en esta época vemos como se vulnera la libertad de expresión, el sentimiento de las personas y la voluntad de la sociedad por encontrar un medio de convivencia mas justo y equilibrado para todos. No voy a entrar a valorar si lo pide un millón y medio de personas o 900.000, tampoco voy a entrar a valorar si los que no lo piden expresamente opinan o no lo mismo, lo que sí que quiero valorar es que hay un sentimiento, y para algunos una necesidad, de que las cosas cambien, de que evolucionen, por pura inercia, de la misma forma que lleva evolucionando la sociedad, es decir, en la medida en que ella misma quiera ir evolucionando porque, no lo olvidemos, la sociedad la formamos todas las personas que en ella vivimos y en la medida en que las personas queramos ir cambiando, la sociedad cambiará.

Sinceramente, a medida que me voy convenciendo de que la clase política debe llevar al pais hacia donde las personas y la sociedad quieren, me vuelvo mas apolítico, ¿y porqué?, porque me doy cuenta que desgraciadamente (por lo menos en este pais) no es así. Mientras existe una formación política que sigue anclada en el pasado y justificándose con la 'herencia' del otro gobierno, tambien existen otras formaciones que pactan con ellos cuando les interesa, otras que no acaban de definirse en lo que quieren y otras que juegan al ratón y al gato. Realmente, lo confieso, no sé que oscuras intenciones hay detrás de la convocatoria de adelanto de elecciones anunciado por el Sr. Mas, pero lo que sí es cierto es que ello proviene de una manifestación del sentir popular, y ademas, de hacerlo de forma civilizada, que dicho sea de paso tampoco sé si hubo algun tipo de interés o manipulación para que así de civilizada y multitudinaria fuera.

Lo confieso, yo no fuí, pero tampoco me identifico con los que, según los señores (en minúsculas) del PP, no están de acuerdo con el lema de la manifestación, aunque bien es cierto que muchos de los que no fueron no lo hicieron por eso, porque no estaban de acuerdo, y ahí aceptamos pulpo como animal de compañia. Bién, llegados a este punto, ¿a quién hacemos caso, a los unos o a los otros?, pues ahi es donde interviene la falsa moralidad o los límites morales, y de ahí el título de este escrito. Vivimos en una sociedad que está regida por políticos caducos que solo piensan en el interés de su partido y que no representan a nada ni a nadie, que además se aferran a una carta magna igual de caduca, la cual, no lo olvidemos se hizo en un momento de transición desde una dictadura donde peor hubiera sido no tener nada, con unas necesidades determinadas de la sociedad que datan de hace 34 años.

Como antes he comentado, no sé si en la convocatoria de la manifestación del pasado 11 de septiembre se puso especial foco en que, ahora si, ahora hay que dar un golpe encima de la mesa y expresar el cabreo manifiesto, pero si antes tambien comentaba que la clase política no representa a nada ni a nadie porque no gobierna teniendo en cuenta el sentimiento de la sociedad, quizá esta convocatoria de elecciones anticipadas sí que lo puede reflejar, ya que vuelvo a repetir, si la manifestación del 11 de septiembre no hubiera sido como fué, probablemente hoy no estariamos hablando de que el próximo 25 de noviembre los que seguimos creyendo en la democracia tenemos una cita, eso si, con la esperanza de que el resultado sea vinculante igual que el del mas que probable referendum del próximo año.

De todas formas, si todo esto no se consigue, tengo la esperanza de que se consiga otra cosa, que la clase política vea que ellos deben ser meros ejecutores de la voluntad popular, sea la que sea.

miércoles, 26 de septiembre de 2012

EL OCASO DE LOS GRANDES PAYASOS

El Cine, la Televisión, las Consolas, Internet y los innumerables medios de entretenimiento que se han ido creando a lo largo de los años han terminado por hundir uno de los espectáculos más antiguos: El CIRCO. 

Resulta desolador ver vacías las gradas de uno de los recintos más grandes del mundo, el ONU ARENA, para ver la actuación del payaso del momento, RAJOYLINI. 

¡Dios mío!, se me encoge el corazón al ver la imágen... 








Pero debemos ser fuertes y sobreponernos al dolor y, sobretodo, ser prácticos: si a nivel mundial no despiertan ningún interés, a nivel nacional todavía crean cierta expectación y sus actuaciones provocan todo tipo de opiniones. 

Lo que en el lenguaje coloquial se suele denominar, "división de opiniones", que según me dijo mi padre cuando yo era un crío y escuchando el "Diario hablado" de RNE, en la crónica taurina sobre la actuación de los toreros, le pregunté qué significaba "división de opiniones", me contestó: 

"Que unos se cagan en su padre y otros en su madre"

Luego, con el paso del tiempo, he podido comprobar que la definición de "división de opiniones" de mi padre se podía trasladar a diversos contextos y que yo mismo, en alguna ocasión recibí del distinguido público (generalmente amigos y conocidos) semejante veredicto. 

En fin, las cosas de la vida...


martes, 25 de septiembre de 2012

LOS TIEMPOS CAMBIAN.... Y LOS COLORES SIGUEN

Hablando de propósitos, colores, malditos cristales, vacas sagradas, cabezas de serie y cabezones, no dudemos ya que eso forma parte de la historia, de la nuestra es cierto; pero historia e historia antigua.

Al día de hoy, es tan bestia el momento que estamos viviendo que no nos podemos permitir dejar de escribir sobre esto, recuerdo cuando cayó el muro de Berlín, la URSS, las Olimpiadas de Barcelona... fui consciente en esos momentos estaba viviendo "pura historia".

Los acontecimientos que nos están pasando estos días me da en el "olfato" que vuelvo a vivir "pura historia" en la que, pase lo que pase, se va a recordar por muchos años y tiene que existir un "antes" y un "después".

En el lado opuesto de vivir un "antes" y un "después" puede ser también que organices una fiesta, te lo estés pasando genial y de pronto, aparece Montilla, eso también es otra versión.

Desde l'onze de setembre, amigo mío te observo desde más lejos, no porque estés en Alicante sino porque resides en un lugar que veo muy lejos, que obviamente no tengo nada contra tus vecinos; pero que noto que estamos en tiempos y pensamientos diferentes y que eso no significa que no pueda jugar un partido de tenis, encantado; pero internacional!!

Efectuaba un comentario al escrito de Xavi e intentaba poner algún punto para debatir; pero ya que lo indico me gustaría ver opiniones, por ejemplo, de la que podría denominar "La debacle Socialista"

Creía que después de irse el "Atila Montilla" y que ya no crecía hierba por ninguna parte, entendía que las cosas no irían a peor, ah! "craso error" origen de otro triunvirato. Aparece el ínclito Pere Navarro, federalista donde los haya, creo que tan iluminado como otro que conocí al que se le apareció Dios, con el triángulo y los rayos solares llenando de luz toda la habitación y donde un "Arcángel Rubalcaba" espada de fuego en mano, deletreaba la palabra "FEDERAL" a toda una clase de párvulos con pantalones cortos y piernas peludas...

El ínclito iluminado creo que llevará al PSC a dar brillo al suelo más cercano que en mucho tiempo no han pisado los socios de ese partido.

Lo comento hoy, que se acaban de proclamar elecciones anticipadas para el 25.11.12 quizá me equivoque y escribiré "cien veces" la frase que me indiquen; pero no me equivoqué cuando "Atila" proclamó las anteriores un domingo con un Barça-Madrid a la espera que un milagro, llegado de un planeta llamado "GANDUL" debía volver a dejar en el poder a CRASO, POMPEYO y JULIO CESAR...
  


viernes, 21 de septiembre de 2012

A propósito de lo que dices, Xavi, que está de acuerdo con lo que escribiste en su momento, los diferentes puntos de vista reflejaban la diferencia abismal que existe entre las personas que piensan exclusivamente en sus intereses personales y les importan un bledo los de los demás (la mayoría) y aquellas otras que tienen en cuenta los derechos de todos, incluidas las "vacas sagradas", a las que en modo alguno se trata de marginar sino sólo de suprimirles el "derecho de pernada".

Recuerdo algunas circunstancias que me pasaron con el sistema de Monsó y compañía:

a) El "sorteo" del cuadro solía estar amañado. A mí, siempre me tocaba en primera ronda uno de los mejores jugadores, que me ganaba sin despeinarse y sumaba puntos por pasar ronda. Yo nunca tenía opción de seguir en el cuadro principal y puntuar si el rival que me tocaba en un verdadero sorteo estaba a mi alcance.

b) Un año me tocó jugar contra el nº2 en aquellos momentos y resultó que como su victoria era segura, ya había jugado con su siguiente rival. Como la jugada no me sentó muy bien que digamos, se disculpó y me ofreció jugar el partido. Acepté las disculpas y jugamos un domingo por la tarde. Para que el partido tuviera interés para los dos, según él, me sugirió darme una ventaja de +30 en cada juego. Me negué y a partir de ahí no me esforcé lo más mínimo para darle juego y que no se aburriera. 

c) En el primer campeonato de dobles del social que jugué nos tocó (iba con Ramón Sort, hijo), unos rivales superiores a nosotros en experiencia  y compenetración, pero no en calidad, sobre todo por parte de Ramón, ya con 17 años y en plena progresión. Teníamos ciertas opciones de ganar si ellos no estaban finos y nosotros jugábamos de acuerdo con nuestro nivel. 

Estuvieron irreconocibles: inseguros, fallones, entregando bolas a media pista... Cuando estaban en la red dejaban unos pasillos tan exagerados que yo no me atrevía a intentar pasarlos porque pensaba que los dejaban a propósito para que "picara". Cuando al cabo de un rato, perplejo, se lo comenté a Ramón, me lo explicó: "No quieren ganar porque a los que ganen en segunda ronda les tocan los mejores y ya no podrán pasar a consolación".

A partir de aquel momento les pagamos con la misma moneda y el partido se convirtió en una charlotada que terminamos perdiendo.

Contra este tipo de triquiñuelas, falta de respeto a los contrarios e inmoralidades diversas luchamos, dentro de nuestras posibilidades. A quienes se beneficiaban de ellas
les sentó como un tiro; de ahí la dureza injustificada del artículo de Monsó.

martes, 18 de septiembre de 2012

Bueno, por 'alusiones', me permito la licencia de comentar la entrada que has hecho referente a esta sección de la revista. La verdad es que aquella época fué genial, recuerdo perfectamente, y con especial cariño, la sección 'el color del maldito cristal', donde se daba rienda suelta a comentarios y opiniones, a veces, especialmente agrias donde quedaba siempre demostrado que, efectivamente, casi siempre todo depende del color del maldito cristal desde el que se miren las cosas.

Las opiniones siempre son variopintas y uno nunca sabe si la suya es mejor o peor, es sencillamente, diferente (y dejémoslo ahí). En el caso que comentas Euge, en concreto en ese artículo se trató el tema del sistema que habia establecido en cuanto al campeonato Social del Club, históricamente se hacia de manera que los primeros partidos eran de puro trámite, enfrentando a rivales de niveles muy dispares y que no servian ni al mejor ni al peor rival, bueno si, al mejor rival le servian para sumar puntos en su ranking a base de machacar en la pista a un jugador que igual estaba empezando a jugar a tenis, y al que podia dejarle hundido en la miseria despues de meterle 'dos boinas' (6/0 6/0). La polémica que se desató fué tremenda puesto que los que lo miraban desde el 'color' de el egoísmo del ranking lo veian bien, en cambio los que lo miraban desde el punto de vista deportivo lo veian mal.

Creo, para no enrrollarme mas, que fué un artículo interesante cuando menos, y que nos ayudó a todos un poco (a mi por lo menos) a ver las cosas desde 'otro color de este maldito cristal' a través del cual miramos todas las cosas en la vida.
Por cierto Euge, no quisiera acabar (y acabo ya) esta entrada sin antes felicitarte por este blog, y animarte a seguir haciendo cosas así, aunque no lo parezca tiene mucho mérito.