jueves, 29 de enero de 2015

PRÓXIMAMENTE

UNA IDEA LLEVA A OTRA

Preparando el trabajo sobre la actriz Bárbara Stanwick para  "Un Hollywood muy personal", se me traspapeló una foto de ella -un fotograma, más bien, de "Double indemnity ("Perdición")- en el que aparece conduciendo, mientras Fred McMurray está asesinando a su marido en la película. el asesinato no se ve pero la expresión de ella, mientras ocurre es, junto con el resto de su actuación, de Oscar, de Globo de oro y de Medalla de Oro en unas imaginarias Olimpíadas Cinematográficas.

Pensé en principio en añadirla al trabajo, pero la parte inconsciente de la mente me condujo a otro lugar:

Cuando vi la película, muchísimos años más tarde de ser realizada y en formato televisivo, la secuencia me llevó a algo ocurrido unos pocos años atrás, en Barcelona, en la Escuela de Ingenieros y que me condujo a escribir una narración basada -simplemente, basada- en lo que le ocurrió a un compañero de estudios, J.C.Perdiguero, al que un catedrático le endosó siete cuatros en siete convocatorias consecutivas y que provocó una reacción indignada pero muy divertida de Perdiguero, seguida de la del catedrático, al borde del ataque de nervios y, todavía más divertida para los que la vimos.

En la narración, el protagonista llega un momento en que empieza a comprender que tomar medidas drásticas y su novia, que preparaba algo mientras él habla -una bebida, creo- expresaba con su mirada lo mismo que sentía Bárbara en la secuencia. Como es de imaginar, mi narración hacía ya bastantes páginas que había abandonado "los hechos reales" para convertirse en pura imaginación.

Para una narración, convertida en película -su formato ideal-, una expresión que en manos de una gran actriz y un no menos grande director, de Oscar, también. 

Es precisamente lo que pensé mientras veía la película, seguido de otro pensamiento:

A Billy Wilder se le había ocurrido lo mismo veinte años atrás y Bárbara Stanwick lo había interpretado a la perfección. 

Lo típico: crees haber inventado la pólvora y ya hubo otro que lo consiguió antes.

Bueno, pues en un próximo trabajo cuento de qué iba la cosa.

2 comentarios:

  1. Se poco de cine, pero te aseguro estoy dispuesto a aprendeher.
    Un abrazo. Ya te he puesto en la lista para poder seguirte.
    Un placer...un verdadero placer.
    Salut

    ResponderEliminar
  2. ¡Bienvenido! Me alegro de que me hayas añadido. Lo de aprender es estupendo porque es una de las pocas cosas que nunca se acaba.

    ResponderEliminar