lunes, 12 de octubre de 2015

bis

EL COMENTARIO QUE LA CADENA SER NO QUISO PUBLICAR


Escrito el 11 de Octubre de 2015, en la página web de la emisora, a propósito de la noticia sobre la victoria de la tenista española Garbiñe Muguruza en el Torneo de Pekin. La noticia de la Cadena, sin firma, en la que en rojo he señalado los errores de bulto o comentarios poco acertados, fue la siguiente:

NOTICIA
“Muguruza llevaba tiempo asomándose a finales que se le han escapado. Quizá la más dolorosa fue la derrota en la hierba de Wimblendon ante Serena Williams, aquel partido, en donde peleó hasta el final, la encumbró al top 10 mundial y mostró las virtudes del juego de la hispano-venezolana. “Aún no he descubierto mis límites”, aseguró tras la derrota.

El destino le dio una nueva oportunidad de enfrentarse a Williams, fue en el torneo de Wuhan (China), pero tampoco tuvo suerte y se retiró lesionada. Por todo esto, la cita de Pekín se hacía especial. No estaba Venus y Bacsinszky asustaba menos.

Muguruza salió a la pista decidida a llevarse el título, aunque la tenista suiza –número 17 del mundo- no iba a ser un rival sencillo y apretó mucho al comienzo del partido. Garbiñe se llevó un apretado primer juego por 7-5, con un gran final de set. El segundo juego no sería más sencillo. La suiza apretó en todo momento el saque de Muguruza, que a pesar de ello consiguió mantener su ritmo para ganar el segundo set por 6-4 llevándose a casa un torneo muy especial para esta joven tenista que ya figura entre las mejores del mundo y que, como dice, desconoce dónde están sus límites.”

Ante tal cúmulo de errores, más o menos de bulto, pero suficientes para señalar la falta de conocimientos sobre el tema del autor, he puesto el siguiente comentario:

“¿Qué valor se puede dar a esta información si quien la hace no distingue entre juego y set? Y no es algo puntual, ya lo he advertido en anteriores noticias. Por cierto, la Williams de Wimbledon y de Wuham no eran la misma, en cada caso fue una de las hermanas.”

Nada más ponerlo, ha salido el típico aviso que advierte que el comentario está en cuarentena por si contuviera expresiones o conceptos insultantes o falsos y que en menos que canta un gallo, deciden. 

Pasan varios minutos de silencio sepulcral y el comentario no aparece. Como el Diablo sabe más por viejo que por Diablo, he guardado la noticia original y regreso a la página, comprobando que han rectificado el fallo de denominar “juego” a lo que es “set”, dejando igual lo demás, ya más discutible sobre si es fallo o distinta interpretación. Indica en el apartado correspondiente: cero comentarios. 

LA NUEVA VERSIÓN DE LA NOTICIA: 
Todo igual –aunque sigue dejando Wimblendon, en vez de Wimbledon- excepto el cambio en el párrafo que sigue

"... Muguruza salió a la pista decidida a llevarse el título, aunque la tenista suiza –número 17 del mundo- no iba a ser un rival sencillo y apretó mucho al comienzo del partido. Garbiñe se llevó un apretado primer set por 7-5, con un gran final. El segundo set no sería más sencillo. La suiza apretó en todo momento el saque de Muguruza, que..." 

Como no soy de los que se conforman, pongo otro comentario, a sabiendas de que no será publicado, pero con la intención de comprobar su capacidad para disculparse ante los lectores.

“Han rectificado un error y eso es positivo, pero no han publicado el comentario que he hecho, en modo alguno insultante, pero que dejaba en evidencia el escaso conocimiento del tema de su autor, y eso es grave porque demuestra que no son capaces de encajar las críticas sobre su propio trabajo.”

No hay ningún tipo de respuesta, aunque mira por dónde, no me dan de baja en el Registro de lectores. Me tendré que dar yo.

El que ha escrito el artículo de Cadena Ser no sé quién es, ni me importa; no sabe de lo que escribe e incluso da la impresión de ser bastante ignorante en general. Analizo lo que he puesto en rojo:

… llevaba tiempo asomándose a finales que se le han escapado
Teniendo en cuenta que las dos finales perdidas se celebraron, una hace tres meses y otra hace una semana, pues no se puede decir que sea mucho tiempo; la historia del tenis está plagada de tenistas que perdieron muchas finales y durante años, antes de ganar una. Que le pregunten a Jana Novotna o a Goran Ivasinevic las finales que perdieron y los años que pasaron hasta ganar… WimbleNdon, por ejemplo.

… Wimblendon, ante Serena Williams… El destino le dio una nueva oportunidad de enfrentarse a Williams

La “n” intercalada dudo mucho que sea un lapsus: esa persona lo ha escrito a conciencia. Es algo muy común entre quienes no siguen el tenis, ni tienen interés por él, y la palabra ni siquiera la han visto escrita. Es normal, no tienen por qué saberlo y se lo he oído a diversas personas, pero en un periodista deportivo que escribe o habla de tenis, es una mala señal. 

Sobre el Destino… Que algo semejante lo diga una persona poco dada a analizar las cosas, vale, pero un comentarista un poco serio, pues no. El Destino, la Suerte, o la Diosa Fortuna no le ha dado nada. Se lo ha dado sus condiciones naturales, muchas horas de trabajo, su capacidad de superar situaciones adversas y saber asimilar las enseñanzas recibidas. De todas formas, aludir a la suerte -buena o mala- es algo muy común en muchos periodistas, sean deportivos o de otras especialidades.

Respecto a Williams da la impresión de que quien comenta no sabe que se trata de las dos hermanas Williams, por la forma en que tarda en hablar de Venus.

… se llevó un apretado primer juego por 7-5
Esta es Cum Laude: la persona que escribe no sabe qué es un juego y qué es un set. Luego, lo repite, por si había dudas: … El segundo juego no sería más sencillo

¿A QUÉ NOS LLEVA TODO ESTO?
A la absoluta falta de capacidad para admitir públicamente los errores, aunque eso sí, se rectifiquen sin decir ni pío. No existen las suficientes dosis de humildad y de “savoir faire”, para con elegancia, disculparse, sin ocultar el comentario adverso que los delata. Que no es, ni más ni menos, lo que ellos exigen a los demás; sean políticos, escritores, deportista, médicos, técnicos o ciudadanos de cualquier profesión. Ni en la SER ni en otros medios de comunicación son precisamente blandos a la hora de resaltar los errores ajenos (de según quién).

Dice la Cadena Ser, entre sus diversas y estrictas normas:
La discrepancia y el contraste de opiniones son elementos básicos del debate. Los insultos, ataques personales, descalificaciones o cualquier expresión o contenido que se aleje de los cauces correctos de discusión no tienen cabida en la Cadena SER.”

Sí, sí, “la discrepancia y el contraste de opiniones son elementos básicos”, mientras no  se cuestione lo que publica la Cadena, claro, que entonces se silencia el comentario, aunque aprisa y corriendo se corrige lo indispensable y, ¡quién sabe!, se le dé un tirón de orejas al autor o autora de la “fechoría”

En cualquier caso, ningún medio de comunicación admite fácilmente sus errores. Sucede a diario a pesar de que su capacidad para cometerlos, a veces de bulto y en temas mucho más trascendentes, es notable. 

Regreso a la web de Cadena Ser, busco la noticia y todo sigue igual, pero hay un comentario: alguien felicita a Garbiñe Muguruza y la anima. ¡Bien!...

Seré práctico: al menos he conseguido que alguien aprenda lo que es un “juego” y lo que es un “set”. Menos da una piedra…

De todas formas, que nadie se llame a engaño: la incapacidad para reconocer los propios errores no es privilegio de periodistas, políticos o juecesComo no lo es, buscar una excusa para justificar el fallo propio o un "culpable" al que cargarle el muerto. A cualquier nivel y entre las personas que tratamos -sea de forma habitual o esporádica- se produce a diario. Y en parte es así porque la persona "culpable" es consciente de que si lo reconoce la van a poner a caer de un burro, sin aceptar ninguna de sus explicaciones sobre el cómo y el porqué pasó, aunque no tenga antecedentes por "delitos" similares.