jueves, 2 de abril de 2015

HE TENIDO UN SUEÑO

UN PATO ENORME, AVES DIVERSAS, SCARLETT JOHANSON Y YO

Por el título ya podréis suponer que el sueño no está en la línea del que tuvo, hace ya mucho tiempo, Martin Luther King. Es un sueño sencillo, sin trascendencia, pero que a mi, como a él el suyo, me ha dado qué pensar. Os lo cuento:

Había abierto la puerta de la nevera para ponerme mi clásica combinación de agua, mitad sin gas (Font Vella) y mitad con gas (San Pellegrino) (nota 1) y en eso noto un ruido extraño. Me giro y veo avanzar por el patio un pato enorme que se introduce en la cocina. Al verme, el pato se queda un momento desconcertado, deja de graznar (o lo que hagan los patos) y retrocede. Vuelve al patio y emprende el vuelo. Salgo y resulta que está posado en una maceta, que está colgada de la pared, junto a la fuente. Ha encogido: ya tiene un aspecto de pato normal. Al alzar la vista me doy cuenta de que en el tejadillo hay tórtolas y pájaros exóticos que no son visitantes habituales del patio, sea para comer insectos, las migas de pan que ponemos o darse un baño en los platos de maceta que ponemos llenos de agua. Hay también un ave rapaz, no sé si un cóndor o aguilucho (es pequeña).

Fascinado por lo que veo me voy, raudo y veloz (como "el Reportero Tribulete, que en todas partes se mete") a por la cámara. Ya en el patio empiezo con las fotos, pero cuando apenas llevo media docena resulta que no puedo seguir porque la tarjeta de memoria que - imbécil de mí- no tuve la precaución de vaciar, no admite más fotos.

-No problem! -me digo a mí mismo-: tengo la de repuesto.

Vuelvo al salón, cojo la funda y allí está. Me dispongo a ponerla, pero por las prisas en colocarla y regresar, se me escurre de las manos y cae al suelo. Me agacho a recogerla pero antes de que la coja, alguien se ha anticipado y me la da. Levanto la mirada y es Scarlett Johanson

No me quedo pasmado, ni siquiera sorprendido. Está allí y me da la tarjeta. así de simple. Le doy las gracias con una tímida sonrisa y pongo la tarjeta en su sitio.
Me ha dado tiempo de echarle un vistazo y le comento:

-No has cambiado nada desde que empezaste en el Cine. Te has hecho mayor, has crecido (no puedo evitar mirarle las tetas) pero sigues teniendo el mismo aspecto.

-Sólo me maquillo para actuar -me dice sonriendo porque ha advertido mi mirada.

-Estaba haciendo fotos de un pato y de pájaros y se me ha llenado la tarjeta.

-Si quieres...

No completó lo que me iba a decir: me desperté.
¿Qué pensaba decirme cuando se interrumpió el sueño?
No sé cómo interpretaría este sueño Sigmund Freud. Le echaré un vistazo a su Teoría de los sueños, que por cierto tengo pendiente de terminar desde que la dejé a medias hace unos treinta años. Quizá sea más práctico consultar con Enric Comas para ver si a él le ha pasado algo parecido con la Mónica Bellucci y me puede dar una idea...
Por cierto: la Scarlett, sencilla, cariñosa, nada endiosada... un encanto de criatura.
Las fotos, como las hice en sueños deben estar en La Nube esa de la que hablan en Internet, que supongo que debe haber sido inventada precisamente para estos casos.
Supongo que con ciertas limitaciones, claro, porque si lo ponen todo... 

Nota 1. Pongo los nombres, aunque parezca propaganda, se corre la voz y alguna de estas marcas se anima a ponerme publicidad.

2 comentarios:

  1. No sé qué diría don Sigmund. Pero intrigada por la simbología de tu sueño, leo en el Diccionario de símbolos de Cirlot que las aves remiten al pensamiento, al espíritu, "a las alturas". El pato (o la oca, que es el animal que él analiza en representación de las anátides) tiene que ver con lo materno. En el libro no viene nada sobre Scarlett Johanson, pero tal vez no sea necesario...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Parece razonable, pero lo de la Scarlett me intriga. A mí de toda la vida se me aparecían en sueños las "mosquitas muertas", no las chicas despampanantes. ¿Será porque detrás de su aspecto de "femme fatale" intuyo que se esconde una mosquita, si no muerta, al menos, semi? Don Sigmund debe tener algo sobre ésto: una tía suya, una profesora, una actriz de teatro, una amiga de su madre... que se le aparecieran.

      Eliminar