miércoles, 6 de mayo de 2015

RECTIFICACIÓN

A PROPÓSITO DE EL GATOPARDO: 
LAS JUGARRETAS DE LA MEMORIA



Hace unos días, en la Lista de "libros que dejaron su huella" se coló un fallo al hacer el comentario sobre "El gatopardo", la novela de Giuseppe Tomassi de Lampedusa. Error fácilmente evitable sino fuera porque estaba convencido de que lo comentado era tal como lo recordaba. 
Mi memoria, cada vez más juguetona, me jugó una mala pasada. Afortunadamente es un error subsanable porque... había una testigo: mi hermana Rosario, que, entre sus múltiples virtudes, cuenta con una memoria mucho mejor que la mía.

Ayer, hablando con ella, me recordó cómo fue en realidad.  Todo lo escrito era cierto, pero falló un detalle esencial: el comienzo..

Puse: 
" Me lo regalaron los vecinos del 4º, 2ª, los Señores Abellán, con los que manteníamos una excelente relación."

En realidad:
Se lo regalaron a mi hermana, mientras que a mí me regalaron "Platero y yo", de Juan Ramón Jimenez.

¿Qué pasó para que me confundiera?

Rosario, tras un rápido y eficiente lavado de cerebro, me propuso un intercambio de libros, que acepté. 

Con el tiempo, mi memoria no retuvo este detalle y mi vanidad hizo el resto: hacerme creer que nuestros vecinos me lo habían regalado conscientes de que a pesar de mi juventud estaba mental y espiritualmente preparado para afrontar la lectura de El gatopardo. Tampoco es de extrañar que lo creyeran porque al fin y al cabo todavía iba un curso adelantado, de los dos que fui.

Mi hermana leyó los dos libros en menos que canta un gallo y le gustaron. Juan Ramón Jimenez se convirtió para ella en un autor a seguir y Tomassi de Lampedusa, menos porque escribió muy poco. 

Acertó de lleno al proponerme el cambio: está en mi primera lista.





No hay comentarios:

Publicar un comentario